Rss Feed

  1. No me gusta el fútbol. Pero que no me guste una cosa no significa que no puede opinar sobre ella. Ya sabrás que te voy a hablar sobre el negro fin de semana que hemos vivido con la muerte de un aficionado en un enfrentamiento entre ultras de dos equipos.

    Definamos bien aficionado. AFICIONADO: Que tiene afición por algo. Que cultiva algún arte, deporte, etc... sin tenerlo por oficio.
    Así que de aficionado, este pobre desgraciado que este fin de semana ha perdido la vida tiene poco. Yo lo definiría mas bien como un fanático. Y volviendo a las definiciones nos encontramos: FANATICO: Que defiende con tenacidad desmedida y apasionamiento creencias y opiniones.

    Por tanto, definiré al fallecido Francisco J. Romero como un fanático del fútbol que acudió no a ver un partido de fútbol si no a participar en una batalla campal contra fanáticos de otro equipo.

    Al leer ayer la noticia me sorprendió ver que estos dos grupos se citaron por Whattsaps para quedar y pegarse antes del partido. Francisco deja esposa y dos hijos, de 4 y 19 años. Además no era un simple hincha, pertenecía a uno del grupos mas radicales de su equipo.

    Al margen de que fuese de este o del otro equipo aquí veo yo muchas lagunas, la primera y mas gorda es que la Policia sabía que esto iba a pasar y no envió efectivos para, al menos, intentar frenar este enfrentamiento. Que ni es el primero ni será el último, y que ya todos sabemos como acaban.

    Por otra parte no me entra en la cabeza que un padre de 43 años se meta en un berenjenal de tamañas dimanesiones que le haya llegado a costar la vida, pero que de no haber sido él el fallecido de seguro habría sido otro de los que allí se citaron para darse la del tigre para defender a capa y espada a su equipo.

    Tercero, no entiendo como el partido se llegó a celebrar. Ahora la LFP (Liga de Fútbol Profesional) indica que le fue imposible contantar con la RFEF (Real Federación Española de Fútbol) que es la encargada de comunicar al árbitro la suspensión del encuentro. Bagatelas. Si se está disputando un evento, o se está a las puertas de disputarse todos los organismos y federaciones tienen que estar disponibles por "lo que pueda pasar".

    Cuarto y último. No me entra en la cabeza que un tío casado, padre de dos hijos y con 43 años tenga la cabeza tan poco amueblada como para ir a darse una paliza con fanáticos del equipo rival.

    Al final, pasó lo peor que podía haber pasado, un fallecido. Da igual del equipo que sea, ha fallecido un fanático del fútbol. Un pobre diablo que ha antepuesto los ideales de su equipo a su familia que ya no le tiene. Un descerebrado que no ha sabido pensar con la cabeza y le ha podido mas la sangre caliente que la cabeza fría.

    Una pena. Una triste pena que haya vuelto a ocurrir algo que ya antes ha ocurrido y que a buen seguro volverá a ocurrir.

    La estupidez humana no tiene límites.
    |


  2. 0 comentarios:

Con la tecnología de Blogger.