Rss Feed
  1. Cuarenta y ocho

    22 junio 2015

    Dicen que cumplir años en inevitable, pero envejecer es opcional.

    Y así me siento hoy, más joven que nunca. No te pesan los años, te pesa la edad mental. A mis cuarenta y ocho años recién cumplidos no me siento para nada viejo o mayor. Al contrario, tengo más ganas que nunca de hacer cosas nuevas, de reinventar, de vivir.

    Quizás por las mañanas cuando me aseo y me veo las canas frente al espejo me invade ese sentimiento, pero no es vejez, es experiencia aprendida de los años pasados. Es tiempo invertido y nunca perdido. Es tiempo que ha pasado y del que puedo presumir de haber vivido.
    Y algunos, mis más allegados, saben que los días no pasan en balde, que cada día cuesta un poco más hacer, pero las ganas superan a los años. 

    El tiempo pasa para todos y para todo. Nos hacemos viejos queramos o no, hay que intentar a toda costa que lo único que se arrugue sea el envoltorio y que lo de dentro permanezca intacto y reluciente. Para que los que se acerquen y sean capaces de llegar al interior descubran que hay una persona jovial y con ganas de vivir.

    Tengo la suerte de haber vivido dos maravillosas épocas en la vida, la era analógica donde lo que había era lo que tenías cerca y la era digital donde las redes sociales y la tecnología nos hacen proyectar nuestras vivencias y pensamientos más allá de nuestras fronteras. Y puedo presumir con orgullo de que, en esos dos mundos, tengo grandes amigos.

    La amistad, valiosa palabra, y más aún el día en que cumples años. Ese día en que se acuerdan de ti y te felicitan. Aunque hay muchos que se quejan de que Facebook es un chivato y que esos que te felicitan por las redes sociales sólo se acuerdan de ti ese día a mí realmente me agrada que se tomen un momento de su tiempo para dedicarme unas palabras.

    Tiempo, valiosa palabra, eso que tanto valoramos y que cada día es un bien más escaso. El tiempo que empleas en dedicar unas palabras a ese que hace mucho que no ves es tiempo invertido en que el felicitado se acuerde te ti al leerte.

    Palabras, valiosas palabras, esas que aún escritas con actitud de compromiso te acarician el alma y te hacen recordar que no estamos solos, que aquí venimos a compartir y a vivir, a llenar espacio y reconfortar.

    Por eso, por los que se acuerdan de uno en este día señalado que te miras al espejo y dices "un año más viejo", agradezco a todos los que a partir de este momento vais a perder un minuto de vuestro tiempo en felicitar al que suscribe estas palabras.

    Antes de que comencéis a felicitarme ya os llevo dos curvas de ventaja y soy yo es os felicito y agradezco por perder un minuto de vuestra vida en felicitar al loco que suscribe estas palabras.

    Así que... GRACIAS de antemano.

    P.D. Sé que lo correcto es agradecer tras recibir las felicitaciones, pero como buen loco que soy me gusta darle las vueltas a las cosas para ver que sucede.

    |


  2. 0 comentarios:

Con la tecnología de Blogger.