Rss Feed
  1. Adiós mamá

    23 septiembre 2012

    Cuando el 25 de Julio de 2011 escribí la entrada "Mi madre y el cáncer" sabía que algún día tendría que escribir la segunda parte de esa historia. Lo que no me imaginé es que la segunda parte que tengo que escribir es la que yo no quería.

    Después de algo de año y medio de lucha mi madre ha sido vencida por la enfermedad. Vencida, que no fracasada. Por que sólo obtienen el rango de vencidos aquellos que son capaces de luchar.

    Hoy, abatido, me pregunto si ha merecido la pena todo el dolor y todo el sufrimiento que ha pasado. Perder sus pechos, las sesiones de quimioterapia, los días de infierno posteriores con los vómitos, los mareos, las náuseas...

    Y ver que todo ha sido en balde, que al final la enfermedad pudo con ella. Y ver que quiso estar hasta el final. Recién operada retomó su vida, salió con su coche, no se paró. Cuido de los suyos y siguió sonriendo al mundo. Aún siendo pelona, se puso su peluca rubia y su relleno y salió a diario a hacer su vida normal. Como si nada hubiera pasado.

    Yo fui el que mas insistió en que afrontara la operación y empezara el tratamiento, y aunque no me arrepiento de ello, ahora tengo la extraña sensación de la duda. Ahora me pregunto si mi madre sabiendo lo que realmente había tendría razón y haberle ahorrado esos días en los que moverse era todo un suplicio.

    El momento mas duro, lo mas difícil de todo fue llevar a mis hijos a ver por última vez a su abuela. Y allí la vi reír por última vez. Con ellos, como siempre. Es de esas señales que te dicen "es ahora o nunca" y con los ojos inundados en lágrimas que no puedes derramar te armas de valor y lo haces. Y no me arrepiento.

    El pasado 21 de Septiembre mi madre se dio por vencida. No fue largo, 48 horas bastaron para que se marchara. Esas horas en las que te vuelves la persona mas egoísta del mundo y lo que quieres es que todo acabe ya, que descanse, que abandone para siempre el sufrimiento. Por ella y por los que estamos alrededor. Y que perdure el recuerdo de lo bueno sobre lo malo, los buenos momentos sobre los enfados, las risas sobre las lágrimas.

    Sólo mueren aquellos que son olvidados. Pero ¿Quién nos cura la ausencia?. Ahora, cuando yo diga "Mamá", ¿Quién me va a responder?. Ya hay una estrella mas en el cielo que nos ayudará a guiarnos en la oscuridad.



    Cuanto amor te llevas mamá.
    |


  2. 3 comentarios:

    1. Anónimo dijo...

      Casi me sacas una lagrima tio. Eres grande. Un abrazo a toda tu familia.

    2. Muchos animos campeon, mira hacia adelante y guia a tus pequeños de la misma manera que ella lo hizo con tigo.
      Un abrazo

    3. Anónimo dijo...

      Eres una gran persona de eso estoy segura,mucho animo el tiempo te ayudara a superar una de las perdidas más dolorosas,un abrazo.

Con la tecnología de Blogger.